Territorio de Ifni (administración del Estado Español)

 Entidades /   Territorio de Ifni (administración del Estado Español) 

Mapa de Territorio de Ifni (administración del Estado Español)

Entre el 17 y el 18 de julio de 1936, se produce la sublevación militar en España, que da inicio ala Guerra Civil. Poco más de dos años habían pasado de la ocupación efectiva del enclave de Ifni por el coronel Capaz, bajo mandato republicano. La Segunda República había heredado una política colonialista que asumió por cuestión pragmática. Detrás del colonialismo africano existía la frustración de un Ejército español derrotado en sucesivas guerras coloniales desde finales del siglo XIX y era conveniente seguir ofreciendo a los militares esa emulación de antiguas conquistas para levantar la moral y recobrar el orgullo perdido.

Pero la toma y ocupación de Ifni pareció más un saber hacer de un diplomático experto, conocedor de las cabilas -tribus- de la zona, que una conquista militar. El 6 de abril de 1934, el coronel Capaz (llegaría a general, ascendido por la República) logra desembarcar en el modesto aduar (asentamiento de pobres construcciones) de Amezdog, donde se fundaría Sidi-Ifni, porque en Cabo Juby, el mes anterior, había conseguido el visto bueno de los principales clanes baamarani (población principal de Ifni). La presencia española se formalizó con un acto de festejos tribales, presididos por el coronel Capaz escoltado por un puñado de soldados españoles, en un acto simbólico de poner la primera piedra de la que sería capital del enclave, Sidi-Ifni.

Poco más de dos años después de la fundación de Sidi-Ifni, se produce la sublevación del Ejército en África y Canarias el 17 de julio 1936. La cercanía de Ifni a las islas Canarias hizo que las fuerzas militares destinadas allí tuvieran pronta noticia de la sublevación. En el territorio de Ifni se vivió con toda intensidad una local "contienda civil" que no permitió hasta un mes después, el 15 de agosto, controlar el territorio a los partidarios del golpe militar, conocidos ya como ´bando nacional´.

En un primer momento, un "republicano moderado", el delegado de gobierno y comandante de la plaza de Ifni, Carlos Pedemonte, consiguió mantener el territorio leal al gobierno de la República. Para ello, incluso, pidió ayuda militar al vecino comandante francés de Agadir, el coronel Vignoli, a pesar de las evidentes simpatías de los militares colonialistas galos con sus camaradas de armas, los españoles sublevados. Sin embargo, las "depuraciones" republicanas de ´africanistas´ entre los altos mandos, incluido el "padre" de la colonia, el coronel Capaz, que se dieron en Ifni los meses previos al golpe militar habían creado una predisposición clara en la mayoría de la oficialidad hacia la causa de los rebelados contra el gobierno de Madrid.

El triunfo de la sublevación militar en la colonia recién creada era cuestión de tiempo; sobre todo si consideramos que la futura capital del A.O.E. (África Occidental Española) no era más que un cuartel, con los escasos civiles de la empresa canaria de pesquería que se estaba estableciendo y los técnicos mineros que buscaban fosfatos algunos meses después de la fundación de la colonia. El triunfo de la sublevación en Canarias haría, también, más fácil la "conquista" de Ifni por los militares afines al golpe.

La iniciativa del gobernador Pedemonte de pedir la ayuda de la República francesa resultó un fiasco, pues alentó más la insurrección de unos oficiales con profunda francofobia, aversión a cualquier intervención francesa sobre territorio español. El alto mando que controlase la principal fuerza del enclave, los Tiradores de Ifni, se haría con el control de la colonia. Así, una vez que Pedemonte ante la creciente tensión se "refugió" en territorio francés y fue relevado por otro oficial afín a la República, el comandante Montero, jefe de batallón de Tiradores, los partidarios del golpe de Estado aprovecharon una rutinaria partida de inspección de este último para hacerse con el mando de todas las fuerzas acuarteladas en Sidi-Ifni.

El líder de los insurrectos era el capitán Molero Pimentel, jefe del II Tabor, que proclamó la adhesión del territorio al ´bando nacional´. Entre las primeras medidas de este militar sublevado contra la República estuvo la detención del oficial con mayor rango que quedaba afín a la República, el alférez Aurelio Clemente, que hubiera sido el único capaz de contestar a ese "golpe" local, pues su comandante Montero seguía de patrulla con sus tropas nativas.

El alzamiento el mismo 17 de julio, alentó a la mayoría de los oficiales destinados en la colonia de Ifni a decantarse por el bando de los golpistas. El líder de los insurrectos fue el capitán Molero Pimentel, jefe del II Tabor, que proclamó la adhesión del territorio africano al ´bando nacional´. Entre las primeras medidas de este militar sublevado contra la República estuvo la detención del oficial con mayor rango que quedaba en Sidi-Ifni afín a la República, el alférez Aurelio Clemente, que hubiera sido el único capaz de contestar a ese "golpe" local, pues su comandante Montero, aunque fiel al gobierno de Madrid, seguía de patrulla con sus tropas nativas lejos de Sidi-Ifni.

Las teorías confusas comienzan cuando el general Capaz decide viajar a Madrid pocos días antes del golpe militar iniciado en África. Se piensa que para evitar la acusación de ser cómplice. El hecho es que fue detenido por milicianos, conducido a la Cárcel Modelo de Madrid y fusilado por los anarquistas que asaltaron esa prisión el 23 de agosto de 1936. En Ifni, mientras, al alférez Clemente se le pierde la pista. En los informes militares de los sublevados consta como "uno de los europeos detenidos". Ni siquiera se le da categoría militar. Por desgracia, en el curso de mis investigaciones sobre la memoria de los veteranos de la Guerra de Ifni (1957-1958), encuentro el nombre de Aurelio Clemente en la lista de los 21 fusilados por Consejo de Guerra (Causa/193 de 1936) y confirmado en su certificado de defunción que se guarda en el Archivo del Tribunal militar Territorial Quinto de Santa Cruz de Tenerife (ATMTQ)

A través de la documentación de este tribunal militar se puede historiar qué ocurrió con los defensores de la legalidad republicana en Ifni. El comandante Montero fue procesado de manera irregular, ya en un estado de guerra, en el mismo Ifni y luego en un tribunal militar de Canarias. Su suerte pareció ser mejor que la de su subordinado, el alférez Clemente, pues cumpliría sólo condena de prisión preventiva. El fusilamiento hubiera sido el destino final de otro oficial fiel a la República y protagonista del único "hecho de armas" de la guerra civil española en Ifni, se trata del capitán Muntaner.

Muntaner era el oficial de las guarniciones de Asaka y Tiliuín. Con sus mías (tropas nativas) intentó organizar un ataque, el 16 de agosto de 1936, para recuperar el control de la situación. En el ataque murió uno de los Tiradores nativos y Muntaner no pudo continuar batalla al ver como toda su oficialidad se pasaba al bando de la llamada "España Nacional". Aunque un apellido Muntaner aparece en una lista de oficiales con cargos de traición en el Archivo del Tribunal de Responsabilidades Políticas de Las Palmas, se cree que el capitán Muntaner logró huir al Marruecos Francés tras su contraataque fallido y servir a la República en Valencia durante el resto de la contienda.

No existe constancia de más enfrentamientos armados o de rebeldía contra los golpistas en Ifni durante la Guerra Civil. Ifni siguió su lenta pero constante (no se descuidó a las guarniciones) consolidación como colonia y lo más significativo en relación con la contienda civil española es que fue "cantera" de tropas. Un prolífico reclutamiento de nativos, para enviar reemplazos y refuerzos al Ejército del Norte de África que había iniciado la sublevación militar y avanzaba por la península.

Regulares del Protectorado y Tiradores de Ifni participaron en los principales frentes de la guerra, como fuerzas de choque. Oriundos de las cabilas alrededor de Sidi-Ifni formaron parte de los contingentes de marroquíes mandados a las batallas decisivas de la contienda civil. Se sabe de su presencia en batallas como la del Jarama o la del Ebro, cruciales en el resultado final del conflicto. En pocos años los Tiradores de Ifni se habían ganado la fama de aguerridos. Una paradoja histórica hacía de un cuerpo de infantería "colonial" creado por la República, una de las fuerzas militares que más contribuyó a su derrota final en los campos de batalla.


Características:

PROTECTORADO

Es un estado autónomo al menos nominal o potencialmente que en forma general mantiene alguna medida de soberanía o formas de gobierno y/o administración propia, y que en ciertos asuntos (por ejemplo de defensa, economía, representación internacional, etc) acepta la autoridad de otro estado. En otras palabras, es un estado, forma de gobierno, nación o territorio que es protegido diplomática y/o militarmente por un estado o entidad internacional más poderosa.(vg: Protectorado español de Marruecos, francés del Reino de Laos o británico de Adén)

 

Sobres al azar

Sobre nº: 0522
Ver más

 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: