Serbia (ocupación de Alemania, Tercer Reich)

 Entidades /   Serbia (ocupación de Alemania, Tercer Reich) 

Mapa de Serbia (ocupación de Alemania, Tercer Reich)

La Invasión de Yugoslavia (Operación 25) fue el nombre que recibió la campaña de las fuerzas del Eje contra el Reino de Yugoslavia que tuvo lugar en abril de 1941, durante la Segunda Guerra Mundial. La invasión concluyó once días después de iniciada, cuando el 17 de abril el Ejército Real Yugoslavo se rindió incondicionalmente. La nación fue ocupada inmediatamente, desmembrada y de parte de su territorio surgieron nuevos países con gobiernos afines al Eje, como el Estado Independiente de Croacia o el Estado Independiente de Montenegro.

La campaña se preparó a toda prisa después de que Hitler decidiese aplastar al país tras el golpe de Estado del 27 de marzo que parecía haber anulado la adhesión yugoslava al Pacto Tripartito dos días antes. Los intentos del nuevo Gobierno, supuestamente partidario de los aliados, de apaciguar al canciller alemán resultaron vanos y los preparativos del Eje para invadir el país continuaron. El ataque comenzó con un duro bombardeo de la capital yugoslava el 6 de abril, que causó varios miles de muertos, desbarató la fuerza aérea yugoslava y extendió el caos en las defensas del país. No hubo declaración de guerra previa. Las principales unidades invasoras partieron de Rumanía, Austria y Bulgaria y tuvieron como objetivo fundamental aislar a Yugoslavia de Grecia y de las unidades británicas allí destacadas y cercar Belgrado. Alemania atacó a la vez Grecia. Al día siguiente, ante el ataque del Eje, Yugoslavia declaró la guerra a Italia y Alemania. Inmediatamente las fuerzas armadas yugoslavas, mal preparadas para repeler el ataque, se vieron en graves dificultades, aumentadas por la renuencia de gran parte de los reclutas no serbios (especialmente de los croatas) a resistir el ataque.

En el sur las fuerzas yugoslavas lograron resistir cinco días pero el 11 de abril los alemanes consiguieron tomar contacto con las unidades italianas que avanzaban desde Albania. Dos días más tarde, entraron a la capital yugoslava. Para entonces, el frente norte ya había cedido y el 10 los alemanes habían entrado en Zagreb. El mismo día, los ustachas proclamaron un nuevo Estado croata con el beneplácito alemán y el Gobierno central perdió el control de Eslovenia. Los italianos avanzaron en Eslovenia y a lo largo de la costa días después del comienzo de la campaña y el 17 capturaron Kotor y los restos de la flota yugoslava.

La victoria del Eje llegó pronto, tan solo once días después del comienzo de la campaña. La decisión del alto mando yugoslavo no ayudó a resistir el embate, ya que ordenó a su Ejército defender el país desde todas sus fronteras, algo difícil de lograr si se considera la mejor calidad de las fuerzas alemanas. Medio movilizado, mal pertrechado y superado en número, el Ejército yugoslavo fue derrotado por el enemigo a pesar de lograr alguna victoria local. La superioridad de la fuerza aérea y acorazada alemana y la movilidad de sus unidades consiguieron llevar a cabo la operación relámpago que Hitler había ordenado pocos días antes. Los alemanes vencieron a un enemigo que desplegó más de un millón de soldados y sufrieron escasísimas bajas en una campaña de doce días.

El Gobierno yugoslavo se retiró a Bosnia, más tarde a Montenegro y el 16 de abril partió a Atenas donde ya se hallaba el soberano. Un día después los alemanes impusieron la rendición incondicional. Yugoslavia fue dividida entonces en varias zonas de ocupación y su territorio se repartió entre Alemania, Italia, Hungría, Bulgaria y el nuevo Estado croata.



La Luftwaffe fue la rama del ejército alemán que inició la guerra, ya que lanzó una campaña de bombardeo sobre Belgrado a las 0645 horas del 6 de abril. Los alemanes enviaron 234 bombarderos con 120 cazas de escolta para atacar la capital yugoslava. Las escuadrillas alemanas se concentraron en el bombardeo de aeropuertos, aeródromos y algunas ciudades. El ataque incluyó tres oleadas más de bombardeos. La zona más castigada por las bombas fue el centro de la ciudad, donde se encontraban ubicados los edificios gubernamentales.

La débil Real Fuerza Aérea Yugoslava poco pudo hacer para repeler el ataque alemán, y las inadecuadas defensas antiaéreas de la ciudad fueron destruidas en la primera oleada, permitiendo que los bombarderos tipo Stuka maniobraran con facilidad. Los yugoslavos perdieron cincuenta aviones en los primeros choques, pero lograron derribar cuarenta alemanes en los dos primeros días de combates sobre la capital. Cuando acabó el bombardeo, diecisiete mil habitantes de Belgrado yacían bajo los escombros. Este ataque acabó con buena parte de las comunicaciones entre el alto mando yugoslavo y las tropas en el campo de batalla.El bombardeo de la ciudad, que se prolongó tres días, causó grandes incendios en la ciudad, que solo se apagaron tras una semana, por las lluvias. Los alemanes lograron además asegurar su supremacía aérea en la campaña y eliminar alrededor del 60 % de los aviones enemigos en los dos primeros días de la ofensiva. Simovic reaccionó al duro bombardeo trasladando el Gobierno a Uzice y el mando militar a Sarajevo, lo que complicó las comunicaciones de estos con las unidades militares.

Una vez que el centro neurálgico del Ejército yugoslavo fue destruido, la Luftwaffe se concentró en objetivos de naturaleza más militar, como aeródromos, cuarteles y dar asistencia a las unidades terrestres del Ejército alemán. Los primeros quedaron inutilizados por el ataque alemán. A pesar de la superioridad alemana, la Luftwaffe no fue capaz de eliminar completamente la fuerza aérea yugoslava (que realizó ataques esporádicos durante los días siguientes, a pesar del mal tiempo que complicaba las operaciones) ni de detener la concentración de fuerzas enemigas. El primer día, sin embargo, los alemanes lograron eliminar las unidades aéreas destinadas a cubrir la retirada hacia el sur según el plan militar yugoslavo. La Luftwaffe logró asimismo apoyar eficazmente el avance de las unidades terrestres que, gracias a aquella y a encontrarse las fuerzas yugoslavas desperdigadas por la larga frontera, disfrutaron de ventaja numérica y material en los sectores que atacaban. El intento yugoslavo de tratar de defender todos los territorios condujo a la defensa inadecuada en todos los frentes.

El Gobierno, que había perdido al representante esloveno en el bombardeo, abandonó inmediatamente la capital y se reunió en Uzice, al suroeste de Belgrado, donde ordenó la movilización general y solicitó ayuda alimentaria a Gran Bretaña y Estados Unidos. El viceprimer ministro croata Vladko Macek dimitió y se trasladó a Croacia.

Belgrado fue tomada el 12 de abril, el 2.º Ejército y se prosiguió su avance hacia el interior de Yugoslavia.

Entonces los yugoslavos decidieron capitular y enviaron delegados a los alemanes. Hitler exigió la rendición incondicional de Yugoslavia. Este día la campaña prácticamente acabó, a la espera de la firma definitiva de la rendición yugoslava, que se retrasó por la dificultad de encontrar un representante yugoslavo de importancia suficiente para rubricarla. Los alemanes habían ordenado a las unidades que aún se dirigían a Yugoslavia que regresasen a Alemania o tomasen rumbo a Rumanía incluso antes de la petición formal de rendición yugoslava ya que sentían cercana la victoria y habían observado una mengua en la resistencia de los yugoslavos.

El día 15, el alto mando ordenó a los restos del 2.º Grupo de Ejércitos y del 4.º Ejército que cesasen su resistencia, como habían exigido los alemanes, que continuaban avanzando.

El Gobierno no capituló, sino que abandonó el país para continuar combatiendo, pero se ordenaba a las fuerzas armadas que firmasen el armisticio con el Eje, mientras el Consejo de Ministros se trasladaba a Grecia. Por su parte, la fuerza aérea desobedeció la orden de cesar la resistencia y envió cuarenta y cuarto aviones a Grecia; sin embargo, los alemanes destruyeron la mayoría al bombardear el aeródromo griego en el que habían aterrizado y los que sobrevivieron al ataque eran principalmente modelos anticuados.

El 14 de abril, el monarca yugoslavo abandonó el territorio nacional camino de Atenas; la mayor parte del Gobierno lo siguió dos días después. A primera hora del 17 de abril, los alemanes trasladaron a la delegación yugoslava de Sarajevo a Zemun donde se les exigió que firmasen una dura capitulación incondicional. Al rechazar los alemanes negociar los términos de la rendición, dos representantes del alto mando yugoslavo y del Gobierno recién exiliado capitularon ante los representantes alemanes en Belgrado.

El 19 de abril, tropas búlgaras cruzaron la frontera yugoslava. Mientras, la campaña simultánea en Grecia continuaba con el avance de las tropas del Eje. El 21, el mismo día que los británicos decidían evacuar Grecia, el rey Pedro y su Gobierno abandonaban Atenas y se trasladaban a Alejandría y más tarde a Jerusalén. Desde allí proclamaron su intención de continuar su lucha contra el Eje. El 4 de mayo, el Consejo de Ministros en el exilio declaró la guerra a Hungría y Bulgaria.

El país quedó pronto dividido. El mismo 18 de abril Hitler dio instrucciones para desmembrar el país entre sus aliados. La primera división se debió a la creación de un estado títere Corata (el NDH) el 10 de abril. Este nuevo país incluía las antiguas regiones de Bosnia, Herzegovina, Croacia-Eslavonia y gran parte de Dalmacia. Italia se anexionó u ocupó el resto de Dalmacia, Eslovenia suroccidental, las islas de la costa dálmata, gran parte de Kosovo y Montenegro. Alemania se anexionó Eslovenia oriental. Las regiones antiguamente húngaras fueron devueltas a Hungría;179 Macedonia fue dividida entre Bulgaria y Albania, que (bajo ocupación italiana) obtuvo el noroeste de la región.

El territorio serbio, fundamentalmente con las fronteras de 1912, quedó bajo ocupación militar conjunta germano-búlgara.


Características:

OCUPACIÓN Y/O ADMINISTRACIÓN MILITAR

Es un territorio de control de carácter militar efectuado provisionalmente por parte de otra entidad que ejerce la misma por un status quo de acuerdo al derecho intermacional vigente. En general es el control provisional efectivo por parte de una entidad ocupante sobre otra entidad que no está bajo su soberanía formal, y sin la voluntad del soberano real y que en algunos casos además administra o supervisa el territorio ocupado mediante alguna forma de gobierno.(vg: de Perú por Chile, de Trieste por Yugoslavia o Administración Militar británica de Birmania)

 

Sobres al azar

Ver más

 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: