Rusia (ocupación del Ejército del Noroeste)

 Entidades /   Rusia (ocupación del Ejército del Noroeste) 

Mapa de Rusia (ocupación del Ejército del Noroeste)

El Ejército del Noroeste fue una de las múltiples fuerzas antibolcheviques de la Guerra Civil Rusa. Operó entre Estonia y Petrogrado, que trató de tomar sin éxito en el otoño de 1919. Quedó disuelto a finales de año. Su comandante fue el general Nikolái Yudénich.

Formado con el beneplácito de los Imperios Centrales, la rendición de estos en el otoño de 1918 hizo que el Ejército fuese finalmente abastecido y respaldado por la Triple Entente. Con una inestable alianza con el Gobierno estonio y sin lograr el respaldo del finlandés por desavenencias políticas, Yudénich lanzó, sin embargo, una ofensiva que en un mes le llevó a las puertas de la antigua capital rusa. Incapaz de doblegar las defensas levantadas a toda prisa por los soviéticos, que enviaron al propio Trotski a coordinarlas, Yudénich hubo de retirarse nuevamente hacia Estonia. Esta se negó a admitir a los restos de las fuerzas de Yudénich, que solamente lograron cruzar la frontera tras aceptar ser desarmadas e internadas; el Ejército del Noroeste quedó disuelto a finales de 1919.

El origen del Ejército del Noroeste fueron los planes de cierto grupo de oficiales ultrarreaccionarios de Petrogrado que, en el verano de 1918, concibieron la creación de una fuerza en el territorio controlado por Alemania y con apoyo germano para enfrentarse a los bolcheviques. Los alemanes aprobaron el plan, que debía permitirles trasladar parte de sus tropas al frente occidental y contar con un nuevo régimen afín en la antigua capital rusa.

El Ejército se había formado el 10 de octubre de 1918 finalmente en la ciudad de Pskov, con el nombre de «Cuerpo Septentrional», poco antes de la retirada alemana y contaba con unos seis mil efectivos, un cuarto de ellos oficiales del ejército zarista. Lo formaban reclutas locales, oficiales fugados de Petrogrado y prisioneros de guerra liberados por los alemanes.

Los alemanes habían prometido numeroso equipamiento para la nueva fuerza pero, al no llegar éste por el armisticio alemán, el Ejército se encontró en dificultades, mal provisto de armamento y abastos. Mal dirigido y escaso de suministros, hubo de retirarse precipitadamente a Estonia a finales de noviembre. El Gobierno estonio, en dificultades ante el avance bolchevique, aceptó acoger a la fuerza de Yudénich en su territorio y abastecerla a cambio de que pasase bajo su control, a pesar de la diferencia ideológica entre los independentistas de Tallin y los ultranacionalistas rusos que mandaban el Ejército.

El Ejército de Noroeste defendió, junto con el Ejército estonio y las fuerzas contrarrevolucionarias finlandesas de Carl Gustaf Emil Mannerheim, la nueva capital de Estonia, Tallin ante el avance de las fuerzas bolcheviques, que habían tomado gran parte de Letonia y Lituania a comienzos de 1919. Los estonios, con la ayuda de los rusos de Yudénich, lograron detener el avance soviético y tomar el control del norte de Letonia.

Al menos seis antiguos generales zaristas se disputaban el mando efectivo de las tropas, que recayó finalmente en Aleksandr Rodzianko, gran jinete pero pobre estratega. Rodzianko logró, no obstante, mantener con dificultad la cohesión de la organización y mejorar las relaciones con las autoridades estonias y lanzar una ofensiva conjunta contra los bolcheviques a partir del 13 de mayo de 1919,4 que llevó a la toma de Pskov y Iamburg el mismo mes de mayo de 1919.

El avance de Rodzianko puso a cerca de medio millón de habitantes bajo el gobierno de Yudénich, exiliado en Helsinki. La administración de este, sin embargo, fue nefasta, y los subordinados de Rodzianko desencadenaron una ola de terror contra los sospechosos de favorecer a los bolcheviques y contra la población judía en general. Yudénich, zarista y opuesto a los cambios producidos tras las revoluciones de 1917, mantuvo su oposición a tratar cuestiones políticas, común a otros movimientos blancos, tratando de centrarse únicamente en las campañas militares. Su gobierno, la «Junta Política», poco más que una fachada para contentar a la Triple Entente, no se había formado para gobernar el país, sino para facilitar la conquista militar del mismo, pues carecía de un programa de reformas que pudiese ganarse el apoyo de la población


Características:

GOBIERNO O EJÉRCITO REVOLUCIONARIO

Los gobiernos, los ejércitos o grupos que intentaron través de la revolución (con o sin éxito) para establecer un nuevo gobierno o se desprenden de un país existente. (vg: Azad Hind, Estado Cosaco de Transbaikalia o República Autónoma del Epiro del Norte)

 
 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: