República de Honduras (dictadura de Carías)

 Entidades /   República de Honduras (dictadura de Carías) 

Mapa de República de Honduras (dictadura de Carías)

A pesar de un creciente malestar y graves tensiones económicas, las elecciones de 1932 en Honduras fueron relativamente pacíficas y justas. “En febrero de 1932, el Partido Nacional de Honduras (PNH) nominaba a Carías como candidato a la presidencia; inicialmente había electo a Venancio Callejas a la Vice-presidencia pero al declinar éste se nombró a Abraham Williams”. Los liberales por su parte nombraron a Ángel Zúñiga Huete como su candidato. Al final de la contienda electoral, Carias ganó las elecciones por un margen de unos 20.000 votos. El General asumió el cargo el 16 de noviembre de 1932, en lo que luego sería, el período más largo de un solo gobierno, en la historia de Honduras.

Al principio se pensó que el gobierno de Carías como sus antecesores, no estaba destinado a sobrevivir por mucho tiempo. Poco antes de su inauguración, disidentes liberales se habían levantado en rebelión. El mismo Carías tomó el mando de las fuerzas del gobierno, obtuvo armas en El Salvador y en poco tiempo aplastó el levantamiento.

Durante la primera parte de su administración, Carías se enfocó en evitar el colapso financiero, la mejora de las fuerzas armadas y la construcción de carreteras. Al mismo tiempo que sentaba las bases para prolongar su estadía en el poder.

La situación económica continuó siendo deprimente a lo largo de la década de 1930. Además de la drástica caída de las exportaciones de banano causado por la depresión, la industria bananera se vio amenazada en 1935, por epidemias como la sigatoka. En un año, extensas áreas incluyendo aquellas en la zona de Trujillo, fueron abandonadas, y miles de hondureños se quedaron sin trabajo. Para 1937 se había controlado la plaga pero muchas zonas afectadas quedaron fuera de producción. Debido a esto, Honduras perdió gran parte del mercado internacional.

Con el paso del tiempo, Carías se movió lentamente pero sin pausa, para fortalecerse en el poder. Se ganó el apoyo de las compañías bananeras a través de la oposición a las huelgas y otros disturbios laborales. Fortaleció su posición en los círculos financieros nacionales y extranjeros a través de las políticas económicas conservadoras. Incluso en el apogeo de la depresión, continuó haciendo pagos regulares de la deuda externa, adhiriéndose estrictamente a los términos del acuerdo con los tenedores de bonos británicos. Asimismo, satisfizo a los demás acreedores. Dos pequeños préstamos fueron pagados por completo en 1935.

El Partido Comunista de Honduras (PCH) fue declarado ilegal. Pero el Partido Liberal de Honduras (PLH) siguió funcionando. Incluso, a los líderes de un pequeño levantamiento en 1935 se les ofreció transporte aéreo gratuito por si deseaban regresar a Honduras.

A finales de 1935, haciendo hincapié en la necesidad del orden interno y la paz, Carías comenzó a reprimir la prensa y las actividades políticas en su contra.

Por otro lado, el PNH, comenzó una campaña de propaganda haciendo hincapié en la continuidad de Carías para que continuara la paz y el orden en el país. Sin embargo la Constitución de 1924 como la de 1894 prohibía la reelección. Carías presentó su plan de reelección ante la delegación de los Estados Unidos en Tegucigalpa. Los estadounidenses concluyeron que si similares gobiernos se habían establecido en Guatemala, El Salvador y Nicaragua, no veían por qué Carías no podía extender su mandato. De esta manera Estados Unidos tiró por la borda el ´Tratado de 1923´.

El General Carías entonces convocó a una asamblea nacional constituyente para modificar la constitución. Esta asamblea elegida al ´dedazo´ incorporó 30 artículos de la Constitución de 1924 en la nueva constitución. Los principales cambios fueron la eliminación de la prohibición de la reelección inmediata del presidente y el vicepresidente y la extensión del término presidencial de cuatro a seis años. Otros cambios incluyen la restauración de la pena de muerte, la reducción de los poderes de la legislatura, y la negación de la ciudadanía así como el derecho al voto a las mujeres.

El opositor, Partido Liberal y otros sectores reaccionaron a estos cambios, tratando de derrocar a Carías. Numerosos esfuerzos se hicieron en 1936 y 1937, pero sin éxito. Para finales de la década de 1930, el Partido Nacional fue la única organización política reconocida en la nación. Numerosos líderes opositores fueron encarcelados, algunos habían sido encadenados y obligados a trabajar en las calles de Tegucigalpa. Otros, entre ellos el líder de la PLH, Zúñiga Huete, se había exiliado.

Durante su presidencia, Carías cultivo una estrecha relación con sus compañeros dictadores de América Central, los generales: Jorge Ubico de Guatemala, Maximiliano Hernández Martínez de El Salvador, y Anastasio Somoza García de Nicaragua. Su relación más estrecha fue con el dictador Ubico, quien ayudó a Carías a reorganizar su policía secreta, y también capturó y fusiló al líder de un levantamiento en Honduras, quien había cometido el error de cruzar hacia territorio guatemalteco. Las relaciones con Nicaragua eran algo más tensas a consecuencia de la disputa fronteriza. Pero Carías y Somoza lograron mantener bajo control esta disputa a lo largo de los años 1930 y 1940.

Al vencerse el segundo período de seis años, se ratificó el Artículo de la Constitución que prorrogó el período presidencial a dichos seis años y la Presidencia en los titulares Generales Carías y Williams hasta el 31 de diciembre de 1948.

En 1944 los vínculos de Carías con estos dictadores se convirtió en algo contraproducente, una vez que revueltas populares depusieron a Ubico de Guatemala y al salvadoreño Martínez Hernández. Durante un tiempo, parecía como si el contagio revolucionario se extendía a Honduras.

Un complot de civiles y militares con el propósito de derrocar a Carías fue descubierto, pero aplastado por el gobierno en 1943. En mayo de 1944, un grupo de mujeres comenzó a protestar fuera del Palacio Presidencial de Tegucigalpa, para exigir la liberación de los presos políticos. A pesar de las fuertes medidas tomadas por el gobierno, la tensión creció y Carías se vio obligado finalmente a liberar a algunos prisioneros. Este gesto no satisfizo a la oposición, y las manifestaciones contra el gobierno siguieron extendiéndose.

En julio varios manifestantes fueron asesinados por tropas gubernamentales en San Pedro Sula. En octubre, un grupo de exiliados invadió a Honduras desde El Salvador, pero no tuvieron éxito en sus esfuerzos por derrocar al gobierno. Los militares permanecieron leales, y Carías continuó en el cargo.

El gobierno de Estados Unidos en turno, estaba deseoso de terminar con los problemas en la región centroamericana. Por eso urgió a Carías a permitir elecciones libres una vez concluido su periodo actual. Para ese entonces, Carías, contaba con más de setenta años. El general cedió a estas presiones y anunció elecciones para octubre de 1948, en la que se abstendría de presentarse como candidato. No obstante, Carías encontró maneras de usar su poder.

El Gral. nominó a su ex-ministro de guerra (1933), Juan Manuel Gálvez como candidato a la presidencia por el Partido Nacional. Por otro lado, los exiliados de la oposición fueron autorizados a regresar a Honduras. De esta forma, el PLH, tratando de superar años de inactividad y división, nominó a Ángel Zúñiga Huete como su candidato a la presidencia.

Pero los liberales, rápidamente se convencieron que no tenía ninguna posibilidad de ganar y, acusando al gobierno de manipulación del proceso electoral, boicotearon las elecciones. Este hecho dio a Gálvez una victoria casi sin oposición y en enero de 1949, asumió la presidencia.


Características:

ESTADO O NACIÓN INDEPENDIENTE

Es la entidad que cuenta con su propio territorio, su propia población y de un gobierno autonómico y que cuenta con el reconocimiento como tal de otros estados o naciones. En general se trata de una entidad de hecho y/o derecho formada o restaurada de un país o nación inmediatamente después de la separación de otra del que formaba una parte, o la creación de una entidad nueva que anteriormente no existía.(vg: Reino de Hawái, Segundo Imperio Francés o Segunda República Española)

 
 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: