Nueva Escocia (administración Colonial del Reino Unido)

 Entidades /   Nueva Escocia (administración Colonial del Reino Unido) 

Mapa de Nueva Escocia (administración Colonial del Reino Unido)

Nueva Escocia es actualmente una de las diez provincias de Canadá, parte de las Provincias Marítimas. Está formada por una península larga y estrecha, la homónima península de Nueva Escocia, y la isla de Cabo Bretón en la extremidad norte.

Aunque el explorador Juan Caboto la visitó en 1497 por cuenta de la Corona de Inglaterra, Nueva Escocia fue colonizada por primera vez por el reino de Francia. Samuel de Champlain y De Monts fundaron une colonia en una isla en la desembocadura del río Sainte-Croix en 1604. Al sufrir falta de agua potable en la isla ese invierno, al año siguiente (1605) la colonia fue trasladada a Port Royal, cerca de Annapolis Royal.

En los años 1620, el rey Carlos VI de Escocia y I de Inglaterra envió una tropa de escoceses para fundar en el lugar una colonia con el nombre de Nova Scotia, como homenaje a sus orígenes escoceses. Para ello fundó el impuesto o baronetage de Nueva Escocia: aquellos que deseasen obtener el título nobiliario de baronet quedaban obligados al pago de una cierta suma de dinero que serviría para la fundación de la colonia, además de recibir en la misma una concesión de tierras. Durante la Guerra de los Nueve Años o de la Gran Alianza contra Francia, fue tomada por británicos, pero en los tratados signados al final de la misma, se volvió a ceder a Francia: Tratado de Rijswijk 20 de septiembre de 1697. Fruto del tratado los colonos escoceses debieron abandonarlo, el baronetage de Nueva Escocia perdió su valor, pasando a ser una mera categoría nobiliaria.

El territorio fue capturado por fuerzas británicas durante la Guerra de la reina Ana, que es como se conoce el conflicto de Guerra de Sucesión Española en el escenario Norteamericano. La titularidad inglesa fue ratificada por el Tratado de Utrecht (1713). Francia retendría la posesión de la Île St Jean (Isla del Príncipe Eduardo) e Île Royale (Isla de Cabo Bretón), en la que establecieron la fortaleza de Louisbourg, que se construyó para vigilar las vías marítimas que se dirigen al río San Lorenzo.

La fortaleza de Louisbourg sería tomada por británicos en 1745, en el curso de la Guerra de Sucesión Austriaca (1740 - 1748), conocida como Guerra del rey Jorge en su escenario americano. El tratado de Aix-la-Chapelle o Tratado de Aquisgrán (1748) que puso fin a dicho conflicto, estipuló la devolución a Francia de la fortaleza de Louisbourg.

Louisbourg sería nuevamente tomada (Batalla de Louisbourg, junio-julio de 1758) por una tropa mixta de soldados del Ejército británico y habitantes de las colonias americanas, durante la Guerra Franco-india, que es como se conoce al frente norteamericano de la Guerra de los siete años. Una vez en manos inglesas, (antes incluso de la Batalla de las Llanuras de Abraham, que abriría paso a la conquista del Quebec), los Británicos destruyeron la fortaleza de Louisbourg con explosivos para evitar que pudiera volver a ser usada por los franceses si la retomaban fruto de algún nuevo tratado de paz.

Quedaría ratificada la posesión inglesa por el Tratado de París (1763) al recibir Gran Bretaña todos los territorios franceses en el Canadá.

La presencia de los acadianos, francófonos y de religión católica en el territorio de la futura colonia británica planteaba a los británicos un problema cara a la colonización del territorio. En 1750 un alto número de colonos de religión protestante, en su mayor parte de origen alemán, fueron atraídos a Nueva Escocia, estableciéndose en la costa sur. La colonia seguía sin embargo siendo mayoritariamente acadiana. Pero a partir de 1755, los británicos decidieron deportar a los acadianos a sus otras colonias americanas, a Francia, al Reino Unido o a Luisiana, lugar donde muchos de ellos se establecieron contribuyendo a forjar la cultura cajún.

Tras la Deportación de los acadianos, las tierras acadianas fueron entregadas a colonos americanos procedentes de Nueva Inglaterra. Unos 8. 000 de ellos, llamados «planters» se establecieron en la colonia entre 1759 y 1774, entre ellos el bisabuelo de Robert Laird Borden. Una nueva inmigración escocesa cuyo destino fue la isla de Cabo Bretón, en las postrimerías del siglo XVIII y a principios del siglo XIX restableció la antigua presencia escocesa en la región.

En 1784 la porción continental del noroeste de la colonia fue separada del resto, pasando a constituir la colonia de Nuevo Brunswick.

El Monumento Welsford-Parker, en Halifax, dedicado a la Guerra de Crimea.

En 1848 Nueva Escocia se convirtió en la primera colonia del Imperio británico en alcanzar el «self-government» o autogobierno, en que el gobernador británico quedaba obligado a aceptar las decisiones tomadas por una Asamblea Legislativa y por unos ministros electos por la misma.

Nueva Escocia se convirtió, al entrar en la Confederación Canadiense (el Dominio de Canadá), en una de las cuatro provincias fundadoras de Canadá, junto con Nuevo Brunswick, Quebec (Canadá Este) y Ontario (Canadá Oeste).


Características:

COLONIA

Es un territorio en general alejado de las fronteras de un estado extranjero, dominado y explotado por éste administrativa, militar y económicamente. Suele ser un territorio dominado y administrado por una potencia extranjera que permanece incapaz de oponerse al invasor, en lo social, económico, político, y sobre todo, militarmente.(vg: Ifni, África Occidental Francesa o Nyasalandia)

 
 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: