Macao (administración colonial de Portugal, Nuevo Estado)

 Entidades /   Macao (administración colonial de Portugal, Nuevo Estado) 

Mapa de Macao (administración colonial de Portugal, Nuevo Estado)

Los portugueses ocuparon Macao el 14 de agosto de 1556. A partir de 1670, los portugueses empezaron a pagar un tributo a China por su presencia en el territorio. Macao prosperó como puerto por su situación privilegiada en la ruta comercial entre Malaca, Goa y Japón. Los holandeses, que llegaron a conquistar Malaca y Taiwán, tuvieron ambiciones sobre Macao, pero éste permaneció siempre en manos portuguesas.

La concesión a Portugal del territorio de Amangao se realizó a cambio del auxilio prestado por este país contra los ataques del pirata chino Cham-Si-Lao. Hecha la concesión por el mandarín cantonés, sus límites y entidad fueron sometidos a litigio constante hasta el tratado de 1887.

Después de que Portugal recuperara su independencia en 1640 (tras 60 años de unificación con España), a Macao se le concedió el título oficial de Cidade do (Santo) Nome de Deus de Macau, não há outra mais Leal (Ciudad del Santo Nombre de Dios de Macao, no hay otra más leal). Era la única ciudad que había logrado mantener la soberanía durante los 60 años de gobierno español.

Macao fue el lugar de entrada a China de los misioneros que buscaban difundir el catolicismo por el país, como el jesuita Matteo Ricci. La presencia de diversas órdenes religiosas, sobre todo jesuitas, dio un impulso a la educación en Macao.

La particularidad de Macao como enclave europeo en territorio chino desaparecería en 1842, al final de la Primera Guerra del Opio, cuando los británicos consiguieron la soberanía sobre la isla cercana de Hong Kong, en la que se establecerían hasta 1997.

El puerto de Hong Kong relegaría a Macao a un segundo plano en el ámbito comercial. A pesar de esta crisis, la debilidad de la corte Qing en aquel momento permitió a Portugal suspender el pago del llamado foro do chão, impuesto por el uso del suelo que Portugal pagaba a China y que suponía un reconocimiento tácito de la soberanía china. Esta consolidación del control portugués sobre Macao se refleja también en el reconocimiento del territorio como provincia portuguesa en 1844. Hasta entonces, Macao dependía de las posesiones portuguesas en la India. A pesar de que nunca se había producido una transferencia formal de soberanía, Portugal consideraba a Macao una parte integrante de su territorio en 1822, y con el cese del pago de tributo a China se confirmaba que el poder sobre Macao era portugués. En 1851 las autoridades portuguesas anexionaron al territorio las dos islas próximas de Taipa y Coloane, triplicando así la superficie de Macao.

Durante el siglo XX, las convulsiones políticas que sacudieron a China provocaron muchos movimientos migratorios hacia Macao. Esto ocurrió de manera muy especial durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Macao, gracias a la neutralidad portuguesa en el conflicto, se libró de la invasión japonesa que sufrieron China y Hong Kong. Tras la subida al poder de los comunistas en 1949 y la proclamación de la República Popular China, muchos simpatizantes del derrotado Kuomintang se refugiaron en Macao, donde se producirían numerosos momentos de tensión entre partidarios comunistas y del Kuomintang, en particular durante la Revolución Cultural.

Curiosamente Portugal, que tenía dificultades para mantener el territorio, ofreció a China la devolución de Macao en dos ocasiones, primero en 1967 y de nuevo en 1974. En aquellos momentos de agitación política bajo el maoísmo, el Gobierno chino rechazó la oferta de asumir la administración de Macao, una ciudad capitalista enclavada en un país comunista. En 1984, tras el acuerdo con el Reino Unido para la devolución de Hong Kong, la República Popular China comunicó a Portugal su intención de recuperar la administración de Macao el 20 de diciembre de 1999. Aunque Portugal quiso proponer una fecha más tardía, la firmeza china hizo que los portugueses accedieran a poner fin a su presencia en Macao con las condiciones propuestas por Pekín, un calco del acuerdo alcanzado con el Reino Unido para Hong Kong.


Características:

COLONIA

Es un territorio en general alejado de las fronteras de un estado extranjero, dominado y explotado por éste administrativa, militar y económicamente. Suele ser un territorio dominado y administrado por una potencia extranjera que permanece incapaz de oponerse al invasor, en lo social, económico, político, y sobre todo, militarmente.(vg: Ifni, África Occidental Francesa o Nyasalandia)

 
 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: