Imperio de ultramar español (administración del Reino de España)

 Entidades /   Imperio de ultramar español (administración del Reino de España) 

Mapa de Imperio de ultramar español (administración del Reino de España)

Durante los siglos XVI y XVII, España llegó a ser una superpotencia a escala mundial. Castilla, además de Portugal, estaba en la vanguardia de la exploración y colonización europea, y de la apertura de rutas de comercio a través de los océanos (en el Atlántico entre España y las Indias, y en el Pacífico entre Asia Oriental y México, vía Filipinas). Los Conquistadores vascos, castellanos y extremeños descubrieron y conquistaron vastos territorios y culturas diferentes en América y otros territorios de Asia y África. España, especialmente el reino de Castilla, se expandió colonizando esos territorios y construyendo con ello el mayor imperio económico del mundo. Entre la incorporación del Imperio Portugués en 1580 (perdido en 1640) y la pérdida de las colonias americanas en el siglo XIX, fue el imperio más grande del mundo por territorio, a pesar de haber sufrido bancarrotas y derrotas militares a partir de la segunda mitad del siglo XVII. España dominaba los océanos gracias a su experimentada Armada, sus soldados eran los mejor entrenados y su infantería la más temida. El Imperio Español tuvo su Edad de Oro en el siglo XVII.

Este vasto y disperso imperio supuso estar en constante disputa con potencias rivales por causas territoriales, comerciales, o religiosas. En el Mediterráneo con el Imperio Otomano; en Europa, Francia tenía un poder semejante; en América, inicialmente con Portugal y más tarde con Inglaterra; una vez que los holandeses consiguieron su independencia se convirtieron también en contendientes. La piratería promovida por holandeses, ingleses y franceses, la conquista de territorios y la lucha constante con sus enemigos, a menudo simultáneamente durante largos periodos, y muchas veces basados en la religión, contribuyeron al lento declive del poder español. Este declive culminó, en lo que respecta al dominio sobre territorios europeos, con la Paz de Utrecht (1713): España renunciaba a sus territorios en Italia y en los Países Bajos, perdía la mayoría de su poder, y se convertía en una nación de segundo orden en la política europea. Sin embargo, España mantuvo su extenso imperio de ultramar hasta que sucesivas revoluciones le arrebataron sus posesiones en el continente americano un siglo después. No obstante, los españoles mantuvieron importantes fragmentos de su imperio en América (Cuba y Puerto Rico), Asia (Filipinas) y Oceanía (Guam, Micronesia, Palau, Islas Marianas del Norte) hasta la Guerra Hispano-Americana de 1898, y en África (Guinea Ecuatorial, Norte de Marruecos y Sáhara Occidental) hasta 1975.

El primer territorio importante que perdió España en el XIX fue Luisiana que se extendía hasta Canadá, y que los franceses, bajo el mando de Napoleón, obtuvieron como parte del tratado de paz de 1800 para después vendérselo a Estados Unidos en 1803.

La destrucción de la flota española -bajo mando francés- en la Batalla de Trafalgar (1805) minó la capacidad de España para defender y mantener su imperio. La posterior invasión de la Península Ibérica por las tropas napoleónicas en 1808 cortó la comunicación efectiva con ultramar.

En 1808 el rey español Carlos IV fue engañado y España fue tomada por Napoleón sin disparar ni una bala, pero la ocupación produjo un levantamiento popular y la aparición de la guerra de guerrillas. La Guerra de la Independencia española fue seguida por una monarquía absoluta, una década ominosa, guerras civiles de sucesión, una breve república y finalmente una democracia liberal corrupta. En esta época destaca la labor de O´Donnell, artífice de la construcción del primer ferrocarril en España, la anexión de territorios marroquíes y la no reconocida de Saigón,

Las guerras de independencia americanas fueron desencadenadas por un nuevo intento británico de alcanzar el territorio americano español, esta vez en el Virreinato del Río de la Plata en 1806. Los criollos (nativos de las colonias descendientes de españoles), inspirados por la revolución estadounidense, se propusieron conseguir la independencia y expandieron estos movimientos por todas las Américas.


Características:

    Tipo de entidad:     Imperio
    Vigencia: 1875-1929
    Grupo:  España
    Región:  Global
    Le antecede: Imperio de ultramar español (administración del Reino e España, reinado de Amadeo I)
    Se relaciona con:   Reino de España

IMPERIO

Es una organización política que en general cuenta con un extenso territorio, constituyendo un estado multirreligioso, multicultural y multiétnico o que comprende una serie de territorios, pueblos o naciones semiautónomos. En general (aunque no exclusivamente) tiene el poder centrado en un "emperador" o sea un soberano que gobierna sobre otros reyes o grandes príncipes, o en un extenso territorio. También se incluye en esta categoría a entidades que si bien no cuentan con la autoridad concentrada en un mandatario monárquico tiene características similares a las mencionadas anteriormente.(vg: Imperio Austrohúngaro, Imperio Ruso o los Estados Unidos)

 

Sobres al azar

Ver más

 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: