Guadalupe (administración colonial de la Tercera República Francesa)

 Entidades /   Guadalupe (administración colonial de la Tercera República Francesa) 

Mapa de Guadalupe (administración colonial de la Tercera República Francesa)

La historia de Guadalupe a la vez región de ultramar y departamento de ultramar n.º 971 de Francia se caracterizó, como la historia de muchas colonias caribeñas por una inmigración masiva y forzosa, sobre todo a partir de la década de 1670, de esclavos negros procedentes de África, antepasados de la inmensa mayoría de la población actual.

Este pequeño archipiélago de las Antillas, situado a unos 600 km al norte de la costa de América del Sur, a 600 km al este de la República Dominicana y a 950 km al sudeste de los Estados Unidos ha sido conquistado en varias ocasiones por los ingleses y sufrió los tumultos de la Revolución francesa durante más tiempo que su vecina Martinica.

Los primeros europeos en llegar a la isla de Guadalupe fueron navegantes españoles. 21 días después de haber abandonado las Islas Canarias, en el transcurso de su segundo viaje en 1493, Cristóbal Colón descubrió una isla a la que bautizó como Deseada, debido al ansia que tenía la tripulación de llegar a tierra firme. Esta isla sería posteriormente bautizada durante el dominio francés como La Désirade.

El domingo 3 de noviembre de 1493, Cristóbal Colón descubrió otra isla, a la que bautizó como María Galanda (Marie-Galante), como su nave capitana. Tras pasar una noche los navegantes españoles se dirigieron hacia una isla más grande que habían percibido desde los montes de María Galanda. Al llegar allí Colón decidió echar el ancla y conceder algunos días de descanso a sus hombres.

El 4 de noviembre de 1493 los españoles desembarcaron en la isla Karukera, a la que Colón bautizó como isla de Guadalupe en referencia al monasterio real de Santa María de Guadalupe en España.

A pesar de realizar varios asentamientos temporales los españoles, que preferían emigrar a las prósperas colonias de América Central y del Sur, cerca de los grandes yacimientos de metales preciosos, abandonaron progresivamente las Pequeñas Antillas a su suerte, y de esta forma las islas se convirtieron en refugio para filibusteros ingleses, franceses y holandeses, que hicieron frecuentes escalas para reabastecerse y comerciar con los indígenas.

Los franceses, dirigidos por Jean du Plessis d´Ossonville y Charles Liènard de l´Olive desembarcaron en Guadalupe el 28 de junio de 1635 en la Pointe Allègre en Nogent, en la actual villa de Sainte-Rose, acompañados de cuatro misioneros dominicos y de 150 colonos en busca de fortuna (entre ellos numerosos bretones y normandos) que habían firmado un contrato de colonización por tres años. Du Plessis y De l´Olive fueron patronizados por la Compagnie des îles d´Amérique (Compañía de las islas de América), y en principio su principal objetivo era evangelizar a los pueblos indígenas. A cambio obtendrían el derecho de gobernar sobre las islas. Tras unos primeros meses muy difíciles (enfermedades, carencia de víveres, etc.) en los que se produjeron varias bajas, los supervivientes se instalaron en el sur de la isla en la costa del actual Vieux-Fort. Recurrieron a la ayuda de los caribes pero a pesar de todo De l´Olive contra el parecer de Du Plessis, decidió declarar la guerra a los indígenas para apoderarse de sus alimentos y mujeres. Cuando firmaron un tratado de paz con ellos en 1640 casi los habían exterminado.

Desde 1759 a 1769, durante la Guerra de los siete años Guadalupe fue ocupada por los británicos y fue establecida la ciudad de Pointe-à-Pitre. Debido a su importancia estratégica durante el Tratado de París de 1763 entre Francia e Inglaterra, Francia cedió su control sobre los territorios canadienses a cambio del control sobre Guadalupe.

La Revolución francesa también provocó tumultos políticos y el control de Guadalupe cambió de manos en varias ocasiones entre 1789 y 1792, reflejando los disturbios en las colonias francesas en el Caribe. La esclavitud fue abolidad durante este agitado período y los ingleses ocuparon nuevamente la isla. Guadalupe experimentó los efectos del Terror revolucionario entre 1794 y 1798.

En 1802 Louis Delgrès, un oficial mulato, dirigió un levantamiento contra el gobierno francés. Él y 300 rebeldes decidieron morir en lugar de rendirse al ejército francés. Napoléon restableció la esclavitud y los franceses recuperaron el control sobre la isla.

Los ingleses ocuparon nuevamente la isla entre 1810 y 1813. Temporalmente fue cedida a Suecia en 1813 tras las guerras napoleónicas. Sin embargo, el Tratado de París de 1814 devolvió nuevamente la isla a Francia, aunque ingleses y suecos no reconocieron esta parte del tratado. El control francés de la isla fue restablecido finalmente durante el Congreso de Viena en 1815.

Como en muchas islas caribeñas, en Guadalupe hubo movimientos internos y foráneos para terminar con la esclavitud. En 1848 la esclavitud en la isla fue abolida completamente. En lugar de los esclavos fueron traídos trabajadores indios. Los primeros llegaron en 1854.

En 1870 comenzó una crisis azucarera mundial que perjudicó la economía mundial. El precio del azúcar se hundió por completo durante la Primera Guerra Mundial, por lo que la economía de la isla comenzó a diversificarse y hacia 1923 comenzó a exportar plátanos. Durante gran parte del siglo XX las relaciones internacionales de Guadalupe fueron escasas.

Aunque la situación política ha sido relativamente pacífica durante el siglo XX, los cambios políticos no siempre han sido fáciles. Durante la Segunda Guerra Mundial el gobierno de Vichy, representado por el gobernador Sorin estableció un sistema de trabajo forzado entre 1940 y 1943.

En 1946, tras el cambio de gobierno en Francia, Guadalupe se convirtió en un Departamento de Ultramar. Las demás colonias caribeñas francesas fueron añadidas a este departamento y en 1995 Guadalupe se convirtió en observador de la Asociación de Estados del Caribe.


Características:

COLONIA

Es un territorio en general alejado de las fronteras de un estado extranjero, dominado y explotado por éste administrativa, militar y económicamente. Suele ser un territorio dominado y administrado por una potencia extranjera que permanece incapaz de oponerse al invasor, en lo social, económico, político, y sobre todo, militarmente.(vg: Ifni, África Occidental Francesa o Nyasalandia)

 
 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: