Estado Libre Irlandés

 Entidades /   Estado Libre Irlandés 

Mapa de Estado Libre Irlandés

El Estado Libre Irlandés fue el nombre del país independiente situado en la isla de Irlanda que se separó del Reino Unido en 1922, después de varios siglos de gobierno británico. El Estado era miembro de la Mancomunidad Británica de Naciones y, en una situación similar a Canadá, Australia o Nueva Zelanda, reconocía al monarca del Reino Unido como el Jefe de Estado y Soberano del pueblo irlandés.

En 1937, después de quince años con este sistema de gobierno, el país se separó de la Mancomunidad Británica de Naciones y se creó el cargo de Presidente de Irlanda. En 1949, después de algunos años de indefinición sobre su forma de gobierno, el país se convirtió formalmente en una república adoptando su nombre actual, República de Irlanda.

El 6 de diciembre de 1922 y durante varios días, Irlanda del Norte dejó de formar parte del Reino Unido y vino a formar parte del recién creado Estado Libre Irlandés. Este excepcional episodio constitucional sucedió debido al Tratado Anglo-Irlandés y a la legislación introducida para darle efecto legal al tratado.

El Tratado tuvo efecto en Reino Unido a través del Acta Constitucional 1922 del Estado Libre Irlandés. El acta establecía un nuevo dominio de la isla entera de Irlanda, pero también permitía a Irlanda del Norte no participar o no unirse al Estado Libre. Bajo el Artículo 12 del Tratado, Irlanda del Norte presentó una carta al Rey solicitando no formar parte del Estado Libre Irlandés. Una vez el Tratado fue ratificado, el Parlamento de Irlanda del Norte tuvo un mes para ejercitar su "no unión" durante el cual el gobierno del Estado Libre Irlandés no legisló para Irlanda del Norte, dejando la jurisdicción efectiva del Estado Libre en desuso por un mes.

El Primer Ministro de Irlanda del Norte, James Craig, hablando al Parlamento en octubre de 1922, expresó que una vez pasara el 6 de diciembre comenzaba el mes para decidir si se unían o no al Estado Libre Irlandés. Para Craig era sumamente importante que la decisión se tomara lo antes posible luego del 6 de diciembre. El 7 de diciembre de 1922 (un día después del establecimiento del Estado Libre), el Parlamento demostró sin vacilación su posición de no unirse al Estado Libre Irlandés, haciendo la siguiente presentación al Rey:

MUY AMABLE SOBERANO, nosotros, Sus más obedientes y leales súbditos, los Senadores y Comunes de Irlanda del Norte en reunión parlamentaria. . . rogamos a su Majestad que los poderes del Parlamento y el Gobierno del Estado Libre Irlandés no sean extendidos a Irlanda del Norte.

El 13 de diciembre de 1922, el Primer Ministro Craig se dirigió al Parlamento comunicándoles que el Rey había respondido a su comunicación. De esta forma el Parlamento de Irlanda del Norte decide no unirse al nuevo Estado Libre Irlandés y permanecer junto al Reino Unido.

Las estructuras del nuevo Estado Libre Irlandés fueron señaladas en el Tratado y en el Acta de Constitución del Estado Libre Irlandés. Esta provee para una monarquía constitucional, con un parlamento de tres niveles, llamado Oireachtas, formado por el Rey y dos casas: Dáil Éireann y Seanad Éireann (el Senado irlandés). La autoridad ejecutiva era ejercida por el Rey, y el ejercicio del poder por un gabinete llamado Consejo Ejecutivo, presidido por un primer ministro llamado Presidente del Consejo Ejecutivo.

La intervención inglesa en Irlanda se remonta al siglo XII, durante el reinado de Enrique II, que otorgó a su hijo Juan el título de Señor de Irlanda. A partir de entonces, los conflictos bélicos se suceden durante siglos, con cuestiones tan polémicas como el anglicanismo del siglo XVI frente al catolicismo irlandés, ruptura que va a estar presente en toda la historia posterior, hasta la actualidad.

Un hito importante es el Acta de Unión de 1800, que supuso el nacimiento del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda. Uno de los puntos del Acta reconocía el derecho de los irlandeses a participar en el Parlamento Británico, sin embargo el rey Jorge III se opuso a esto. Es entonces cuando surge la figura de Daniel O´Connell, que luchó en primer lugar por la Emancipación Católica, que permitiera a los católicos irlandeses participar en el Parlamento (conseguida en 1829), y posteriormente por la Derogación del Acta de Unión, mediante la convocatoria de encuentros multitudinarios (de hasta 100. 000 personas), los Monster Meetings, que serían prohibidos por el gobierno Británico.

El siglo XIX fue el de la crisis, marcado sobre todo por la Gran Hambruna de la patata a mediados de siglo: la patata era la base de la alimentación en las aldeas, en las que predominaba el minifundio, y la plaga que arruinó la cosecha en 1846 provocó la escasez alimentaria para la mayoría de la población. El resultado fue de más de un millón de muertos y otro tanto de emigrantes, sobre todo a EE. UU. Como tantas veces ocurre en la Historia, la crisis agudiza los deseos de independencia, en este caso asociados a los intereses de los campesinos de disponer libremente de sus tierras (Liga Irlandesa de la Tierra).

Mientras, en el norte, el Ulster, más industrial y de mayoría protestante, surge la corriente unionista, que aboga por permanecer dentro del Reino Unido. Esta hecho otorga al proceso de independencia un "plus" de complejidad.

La tendencia a conceder la autonomía dentro del Reino Unido va ganando adeptos dentro del Parlamento, de manera que en 1914 esta autonomía es otorgada; pero entonces estalla la Primera Guerra Mundial y el proceso queda paralizado. En plena guerra, una rebelión, la Rebelión de Pascua, en principio sin mucho apoyo popular, fue duramente reprimida, lo que provocó el aumento de las simpatías por este movimiento. La acusación al pequeño y poco respaldado partido político Sinn Fein favorecerá su popularidad, y desde posturas monárquicas (que defendía incluso compartir el mismo rey con Gran Bretaña) evolucionará hacia posiciones republicanas e independentistas, culminando con la creación en 1918 de un Parlamento revolucionario irlandés y la proclamación de la República Irlandesa.


Características:

DOMINIO O MANCOMUNIDAD

Es un estado o nación que goza de personalidad jurídica propia (y por lo tanto es en sí una nación independiente) pero que tiene una asociación política con otro estado y/o gobierno al que le reconoce su soberanía nominal. En el derecho anglosajón los dominios son los reinos, estados o territorios bajo la soberanía de la corona británica ejercida con mayor o menor capacidad, entanto una mancomunidad es una entidad independiente que acepta al soberano británico como jefe nominal de estado. (vg: Ceilán, Paquistán o Nueva Zelandia)

 

Sobres al azar

Ver más

 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: