Estado Helénico

 Entidades /   Estado Helénico 

Mapa de Estado Helénico

El Estado Helénico fue el nombre del territorio griego bajo ocupación del Eje desde abril de 1941 a octubre de 1944. Contó con un Gobierno títere formado por colaboracionistas y subordinado a las autoridades de ocupación. Aunque no fue reconocido por los Aliados, que consideraban que el Gobierno genuino griego era el encabezado por Emmanuel Tsouderos y el rey Jorge II en el exilio, en la práctica fue el que controló Grecia entre 1941 y 1944, aunque bajo supervisión alemana. En la parte norte del país también funcionó durante la ocupación el llamado Principado del Pindo.

Los sucesivos gabinetes griegos subordinados a las autoridades ocupantes estuvieron formados principalmente por militares, convencidos de la victoria final de Alemania en la guerra mundial. Al principio, el Gobierno colaboracionista de Atenas tuvo poca autoridad en el territorio, ya que éste había quedado dividido y ocupado por Alemania, Italia y Bulgaria, aunque a partir de 1942, después del cambio de bando de Italia, pasó a administrar cuatro quintas partes del territorio. El objetivo principal de todos los gabinetes fue el mantenimiento del orden interno en el país a través de la colaboración con la Alemania nazi.

Grecia entró en la Segunda Guerra Mundial después del ataque italiano del 28 de octubre de 1940 que dio comienzo a la Guerra Greco-Italiana. El general Ioannis Metaxás, que había establecido en 1936 un régimen de carácter fascista («Régimen del 4 de Agosto»), a pesar de la afinidad de sus ideologías, decidió enfrentarse a Mussolini. Metaxás, que durante años había mejorado las defensas del país, dirigió en su doble papel de primer ministro y como ministro de la Guerra el ejército griego, llevándolo hasta la victoria ante el ejército italiano. La derrota obligó a Mussolini a pedir ayuda a Hitler, que acudió, aunque a regañadientes, en ayuda de su socio italiano lanzando la operación Marita contra Grecia en abril de 1941.

La guerra entre alemanes y griegos se saldó con la derrota de éstos últimos y el 27 de abril, los alemanes izaban la bandera de la esvástica en lo alto de la Acrópolis de Atenas, señalando el comienzo de la ocupación de Grecia por las fuerzas del Eje.

Hitler, más interesado en explotar el país para extraer sus materias primas, alimentos y mano de obra que en implantar un gobierno aliado, decidió mantener en el territorio una administración débil. Hitler consideró que, ante la falta de un plan a largo plazo para el país, la implantación de una administración títere sería la manera menos costosa de administrarlo, mientras sus tropas en su mayoría se evacuaban para participar en la próxima invasión de la URSS. El 24 de abril de 1941 se anunció la formación de un nuevo gobierno favorable al Eje encabezado por el general Georgios Tsolákoglu.

El Gobierno italiano albergaba ambiciones territoriales sobre Grecia pero, en la segunda rendición griega "no respaldada por el Gobierno de Atenas" del 23 de abril de 1941, los alemanes se mostraron contrarios a aceptar cambios fronterizos durante la guerra.

Tracia fue concedida a Bulgaria, que pronto puso en marcha una brutal ocupación, deportando a parte de la población y comenzando a asentar a población búlgara en la zona.

El resto del país quedó repartido en una serie de zonas alternas entregadas a la ocupación alemana e italiana, donde los primeros se quedaron con las principales zonas estratégicas mientras que el grueso del territorio quedaba en manos de los segundos.

Durante la ocupación del Eje, se sucedieron en el puesto de primer ministro del Gobierno colaboracionista de Atenas tres presidentes: el general Georgios Tsolákoglu (7 de junio de 1941-2 de diciembre de 1942), Konstantinos Logothetopoulos (2 de diciembre de 1942-7 de abril de 1943) y Ioannis Rallis (7 de abril de 1943-12 de octubre de 1944). A la vez existía un Gobierno en el exilio reconocido por los Aliados.

Ante la evacuación del rey Jorge II de Grecia y de su Gobierno dictatorial, se produjo un vacío de poder que en las ciudades fue ocupado por las autoridades de ocupación del Eje y la Administración colaboracionista y en gran parte de las zonas rurales por un nuevo movimiento de resistencia controlado fundamentalmente por el Partido Comunista Griego (KKE). El rey y los políticos exiliados, con escasos contactos con el país, sin experiencia en las actividades clandestinas y centrados en los tradicionales problemas políticos sobre la forma del Estado (república frente a monarquía), fueron incapaces de dirigir un movimiento de resistencia nacional. Esta situación favoreció el rápido crecimiento de EAM, la organización de frente popular creada y controlada por el KKE que movilizó a la población en la resistencia.

Los británicos que, con permiso estadounidense, llevaban el peso de las operaciones contra los ocupantes en Grecia, mantenían objetivos políticos y militares contradictorios: mientras que militarmente deseaban el reforzamiento de la resistencia griega, esencialmente republicana y comunista, sus intereses estratégicos les llevaban a respaldar al Gobierno monárquico en el exilio para tratar de controlar el país en la posguerra y evitar que cayese en manos de un Gobierno comunista supuestamente prosoviético.

La mayoría de los dirigentes políticos y militares de entreguerras permanecieron en el país, concentrados en la capital. La actitud de muchos de ellos hacia la ocupación fue de pasividad; esperaban sencillamente la victoria final de los Aliados en la guerra. Algunas figuras, como el coronel Evert, jefe de la policía de la capital, o el arzobispo Damaskinos, permanecieron en sus puestos oficiales a la vez que entregaban información secretamente a los británicos.

Cerca de dos tercios del país y la mitad de la población se hallaban en zonas sin control del Gobierno de Atenas. En estas zonas crecieron los movimientos de resistencia, siendo el principal el organizado por los comunistas, EAM.

La aguda crisis económica y la actividad política, especialmente de los comunistas, llevaron al crecimiento de la insurgencia, que el Eje combatió con sucesivas operaciones, principalmente ejecuciones de represalia y toma de rehenes. A la resistencia los ocupantes respondieron con la violencia en las provincias y el terror en los centros urbanos.

Ante las actividades de la resistencia griega, en ocasiones brutales, y sus enfrentamientos mutuos desde el otoño de 1943, el Gobierno colaboracionista, con el visto bueno de los alemanes, organizó los Batallones de Seguridad, que contaron con el respaldo de algunos destacados militares como Stilianos Gonatas o Theodoros Pangalos. Estas unidades debían asegurar el orden y el control del Gobierno en algunas zonas amenazadas por los partisanos.


Características:

ESTADO O GOBIERNO TÍTERE

Es un estado y/o gobierno que debe su existencia (u otra cuestión importante) a la instauración, apoyo o control por parte de una entidad más poderosa, típicamente una potencia extranjera ocupante que efectivamente ejerce el poder. Constituye un estado que, si bien es nominalmente independiente e incluso a veces reconocido por otros, en la práctica se encuentra sujeto al dominio político, militar y/o ideológico de alguna potencia (en general ocupante).(vg: República Social Italiana, Manchukuo o República Eslovaca [1939-1945])

 
 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: