Comité francés de Liberación Nacional

 Entidades /   Comité francés de Liberación Nacional 

Mapa de Comité francés de Liberación Nacional

El Comité Francés de la Liberación Nacional fue una organización provisional de la Francia Libre comandada por los generales franceses Henri Giraud y Charles de Gaulle para proporcionar liderazgo unido, organizar y coordinar la campaña para liberar a Francia de la Alemania nazi durante Segunda Guerra Mundial. El comité se formó el 3 de junio de 1943 y después de un período de liderazgo conjunto, el 9 de noviembre estuvo bajo la presidencia del general de Gaulle. El comité cuestionó directamente la legitimidad del régimen de Vichy y unificó a todas las fuerzas francesas que lucharon contra los nazis y sus colaboradores. El comité funcionó como gobierno provisional para Argelia (entonces una parte de Francia metropolitana) y las partes liberadas del imperio colonial. Posteriormente se convirtió en el Gobierno Provisional de la República Francesa, bajo la presidencia de Charles de Gaulle.

Después de la ocupación de Francia en 1940, el régimen colaboracionista de Vichy se estableció bajo el mariscal Philippe Pétain para gobernar gran parte del sur y centro de Francia. El gobierno títere de Vichy se distanció de las Potencias Aliadas y firmó un armisticio con la Alemania nazi. La hasta entonces débil resistencia francesa se dividió y desorganizó, con las fuerzas francas francesas establecidas bajo el general Charles de Gaulle en Gran Bretaña, mientras que otras unidades del ejército francés permanecieron bajo la dirección del general Henri Giraud en las posesiones coloniales de Francia en el norte de África. Ambas facciones lucharon por ganar legitimidad y representación entre las Potencias Aliadas. Después de la invasión aliada del norte de África en 1942, De Gaulle trasladó las fuerzas francesas libres a Argel en Argelia francesa, donde se unió con las fuerzas de Giraud. Aunque Giraud había apoyado al régimen de Vichy, se unió a de Gaulle en la creación de un frente unido y el mando de todas las fuerzas francesas en el norte de África, Europa y en las posesiones coloniales en Asia.

De hecho la Resistencia francesa estaba conformada en un principio por un grande y disímil conjunto de los movimientos y organismos de oposición civil, política y militar frente a la ocupación nazi de Francia y al gobierno colaboracionista de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial. Comprendía por un lado a la Resistencia exterior que se organiza en torno al general De Gaulle a partir del 18 de junio de 1940 y que engloba a las Fuerzas Francesas Libres (en francés: Forces françaises libres, FFL), y por otro lado a los movimientos de Resistencia interior, conocida como "la Resistencia" (en francés: Résistance intérieure française o La Résistance), que fue apareciendo durante el periodo de ocupación alemana y que se federarán progresivamente. La Francia Libre de De Gaulle y el conjunto de la Resistencia Interior Francesa se unirían en 1942 para conformar la Francia Combatiente (en francés: France Combattante o Forces Françaises Combattantes), término que a partir de ese momento sustituye oficialmente al de Francia Libre. En 1943, se adhieren al Comité Francés de Liberación Nacional instalado en Argel, para formar el Ejército Francés de Liberación que combatirá al lado de los Aliados hasta la liberación de todo el territorio francés.

El Comité se formó en Argel, capital de la por entonces Argelia francesa. Giraud y de Gaulle sirvieron conjuntamente como copresidentes de la comisión, teniendo como compromiso de "restablecer todas las libertades francesas, las leyes de la República y el régimen republicano". El comité se consideraba una fuente de unidad y representación para la nación francesa, calificando al régimen de Vichy como ilegítimo por su colaboración con la Alemania nazi. El Comité recibió reacciones contradictorias por parte de los Aliados; Los Estados Unidos y Gran Bretaña lo consideraron un organismo bélico con funciones restringidas, y no como un futuro gobierno de la Francia liberada. El Comité pronto amplió su composición, desarrolló un órgano administrativo distintivo que incorporó como Asamblea Consultiva, creando un gobierno organizado y representativo dentro de sí mismo. Con el reconocimiento de los aliados, el Comité y sus líderes disfrutaron de un considerable apoyo popular en Francia y la resistencia francesa, convirtiéndose así en los precursores en el proceso para formar un gobierno provisional para Francia a medida que se acercaba la liberación. Sin embargo, Charles de Gaulle políticamente superó al general Giraud, y afirmó el control completo y el liderazgo sobre el Comité.

La Resistecia por tal al principio tuvo dos corrientes: Una exterior, fuera del territorio galo, aglutinada en torno a De Gaulle, que conformó un ejército de tipo clásico: las Fuerzas Francesas Combatientes, que más tarde se denominaron Fuerzas Francesas Libres (FFL). Nacidas precariamente, se convirtieron en forma progresiva en un verdadero ejército gracias a las aportaciones de los territorios coloniales de África: África Ecuatorial francesa, Madagascar y, posteriormente el África del Norte.

Al mismo tiempo, se emprendía una acción política que cobraría importancia creciente en las actividades del general De Gaulle. El Comité Nacional Francés de Londres, formado en 1940, fue luego Comité Francés de Liberación Nacional y, en 1944, Gobierno provisional de la República francesa. Este organismo político creado por la resistencia exterior debía representar ante los aliados a la Francia resistente y defender los intereses galos. Paulatinamente, acabó representando a toda la Resistencia francesa, exterior e interior.

Porque, independientemente de la acción inicial del general De Gaulle, hubo una resistencia interior que adoptó progresivamente formas organizadas de actuación. Muy pronto creó redes de evasión a través de la línea fronteriza para prisioneros de guerra fugados, judíos perseguidos y aviadores aliados abatidos. Por una de estas redes llegaron a España, rumbo hacia Inglaterra o África del Norte, franceses deseosos de continuar la lucha. También circularon agentes de información al servicio de los aliados que comunicaban a éstos particularidades militares del enemigo.

En breve, sin embargo, la resistencia amplió sus objetivos. La dimensión política, en el noble sentido del término, le proporcionó consistencia y le permitió expresarse dentro de los movimientos, organizaciones dedicadas no sólo a la información, sino al sabotaje, la acción armada, la propaganda contra el ocupante y contra Vichy y a preparar la toma del poder por la Liberación.

Antes de que se constituyeran los grandes movimientos de la resistencia, el aspecto político de la lucha se planteó en 1940 con la puesta en marcha del Partido Comunista clandestino. Los comunistas fueron la primera fuerza política en recuperarse de la catástrofe de la ocupación.

A partir de otoño de 1940, Vichy y el ocupante comenzaron la persecución de los comunistas -que habían reemprendido la difusión de propaganda clandestina-. Entre los numerosos detenidos, escogería la Wehrmacht a aquellos rehenes que luego serían fusilados en represalia a los ataques contra las tropas germanas, iniciados durante el verano de 1941. Entre ellos, los de Chateubriant, fusilados en octubre de 1941.

El Partido Comunista clandestino entró en la resistencia antes del 22 de junio de 1941 sin saber que la Alemania nazi iba a atacar a la Unión Soviética. Pero no es menos cierto que desde entonces la acción comunista cobró renovado vigor y nuevas formas.

En verano de 1941, los comunistas empezaron a realizar atentados contra los soldados alemanes. El hecho no dejó de suscitar problemas de conciencia en los resistentes, incluso entre los comunistas, por las represalias que esos atentados desencadenaban. Posteriormente, el Frente Nacional crearía sus propios grupos armados, los francotiradores y partisanos franceses, encargados de combatir al ejército de ocupación.

Continuamente, los comunistas se situarán en primera línea de la lucha, rehusando cómodas retaguardias. Por eso se cebará en ellos la represión. Pero a la vez suscitarán controversia en la propia resistencia y, a partir de 1943, jugarán un papel señero en las altas esferas de la resistencia nacional.

Otros franceses de otros credos políticos y de todos los medios sociales, movidos a menudo por puro patriotismo, constituyeron también, más o menos pronto, movimientos de resistencia y lucha -militar y política- contra el ocupante y Vichy. Varios extendieron su influencia por la mayor parte del territorio y sus periódicos difundieron a veces más de 100.000 ejemplares.

Además del Frente Nacional, los movimientos más importantes fueron Combat, dirigido por Henri Frenay; Libération, con Emmanuel d´Astier de la Vigerie, y Libération-nord, ambos inspirados por socialistas y sindicalistas socializantes; Franc-Tireur y, a menor escala, Organización civil y militar, y el periódico clandestino de los cristianos resistentes, Témoignage chrétien.

El año 1943 será decisivo en la evolución de la resistencia interior y exterior, porque ambas se unificarán en torno al jefe de la Francia libre, Charles De Gaulle. Los estadounidenses habían desembarcado en noviembre de 1942 en África del Norte y, tras entenderse con el almirante Darlan, uno de los principales dirigentes de Vichy, confiaron el mando francés de la zona liberada al general Giraud.

Aunque prisionero de guerra evadido de la fortaleza de Königstein, en Alemania, y hostil al ocupante, Giraud era partidario de Pétain y de la Revolución nacional, por lo que mantuvo en el territorio bajo su mando las leyes de Vichy, incluso las contrarias a los judíos y los comunistas.

Los estadounidenses tuvieron alejado de las operaciones africanas a De Gaulle e ignoraron completamente la resistencia interior. Entonces ésta decidió apoyarle para que De Gaulle pisara África del Norte, quitase el mando a Giraud y asumiera en solitario la dirección del Comité Francés de Liberación Nacional.

El general De Gaulle encomendó a Jean Moulin la tarea de agrupar a las diversas fuerzas comprometidas en la resistencia interior. Estas se constituyeron en abril de 1943 en un órgano de dirección común: el Consejo Nacional de la Resistencia. Ni De Gaulle ni la resistencia interior -ni por supuesto la comunista- querían que en la Francia liberada del ocupante alemán se perpetuase el régimen de Vichy sostenido por Giraud. Tampoco aspiraban a que Francia cayese en la dependencia de los libertadores anglosajones ni de los americanos, cuyo hombre de paja parecía ser Giraud.

Además, en ese año 1943, los resistentes del interior y el general De Gaulle acababan de granjearse las simpatías de la gran mayoría de franceses, ya despegados de Vichy y cada vez más hostiles al ocupante.

Con la invasión aliada de Normandía, el Comité trasladó su sede a Londres, y en agosto de 1944 el Comité se trasladó a París, después de la liberación de Francia por las fuerzas aliadas. En septiembre, las fuerzas aliadas reconocieron al Comité como el gobierno legítimo y provisional de Francia, con lo cual el comité se reorganizó bajo la presidencia de Charles de Gaulle, incorporando a representantes de diversos partidos políticos franceses tales como socialistas y comunistas franceses. El Comité también inició el proceso de redacción de una nueva Constitución para fundar la Cuarta República francesa. Sin embargo, Charles de Gaulle dimitió en 1946 sobre la negativa de la legislatura provisional a conceder más poderes al presidente y debido a las luchas entre las diversas facciones políticas y los comunistas.


Características:

GOBIERNO EN EL EXILIO O EXPATRIADO

Es un grupo político que dice ser el gobierno legítimo de un país, pero por diversas razones, no puede ejercer su poder legal, y además reside en un país extranjero o área exterior. Es frecuente la formación de este tipo de entidades en tiempos de ocupación militar durante una guerra, o después de una guerra civil, revolución o golpe insitucional.(vg: Gobierno del Rey Zog de Albania, del Reino de Montenegro o del Reino de Noruega)

 
 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: