Colonia de la Corona (británica) de Nueva Zelandia

 Entidades /   Colonia de la Corona (británica) de Nueva Zelandia 

Mapa de Colonia de la Corona (británica) de Nueva Zelandia

Los primeros europeos en llegar a la región lo hicieron en el probable viaje de Juan Jufré y de Juan Fernández a la Oceanía, ocasión en la cual habrían descubierto Nueva Zelanda para España, a fines de 1576; este suceso se basa en un documento que se presentó a Felipe II y en vestigios arqueológicos (cascos estilo español) encontrados en cuevas en el extremo superior de la Isla Norte. Pero más famoso es el viaje del neerlandés Abel Janszoon Tasman quien llegó con sus barcos Heemskerck y Zeehaen, y ancló en el extremo norte de la Isla Sur en diciembre de 1642, pero navegó hacia el norte, hacia la isla Tonga, siguiendo los enfrentamientos con los pobladores maoríes. Tasman dibujó secciones de las costas de las dos islas principales. El nombre de Nieuw Zeeland aparecía en las cartas de navegación del área cercana. El teniente James Cook, a bordo del Endeavour hizo un reconocimiento, midiendo e inspeccionando las costas de ambas islas en 1769 y 1770.

Desde 1790, las aguas que rodean a Nueva Zelanda fueron visitadas por barcos balleneros ingleses, franceses y estadounidenses, cuya tripulación tuvo conflictos con los habitantes maoríes. El arribo de comerciantes y misioneros entre los años 1800 y 1810, sumó más disputas locales. El primer descendiente de europeos nacido en estas tierras fue Thomas King, en 1815 en Bahía de las Islas, al noreste de la Isla Norte.

Nueva Zelanda se convirtió en colonia británica en 1840, como consecuencia de la firma del Tratado de Waitangi entre la Corona y los jefes maoríes. Los británicos estaban motivados por el deseo de anticiparse a posibles asentamientos de otros europeos, ya que ese mismo año Francia empezaba a establecerse en la Península de Banks (centro-este de la Isla Sur de Nueva Zelanda), y para terminar con los desórdenes provocados por balleneros y comerciantes, especialmente británicos. Por su parte los jefes maoríes, aceptaron firmar este tratado por las promesas de protección de sus posesiones (que fueron parcialmente cumplidas) y por la promesa de proteger a su gente de los ataques de otros maoríes, que habían sido provistos de mosquetes por algunos comerciantes, (entre 1820 y 1835 había tenido lugar un conflicto entre tribus conocido como la guerra de los mosquetes).

Posteriormente hubo una gran cantidad de asentamientos que se produjeron en las islas, principalmente de Inglaterra, Escocia e Irlanda. La provincial de Southland (capital Invercargill) se encontraba separada pero luego fue unida a Otago. Para 1859 los europeos y sus descendientes (pakeha en lengua maorí), que habitaban la zona ya eran mayoría, alcanzando un millón de personas en 1911.

La separación política de las dos islas fue una cuestión importante en los años de 1860. La Isla Norte era la más poblada y estaba afectada por guerras y una situación confusa, mientras que la Isla Sur estaba prosperando, especialmente después de que fuera encontrado oro en Otago en 1861. La isla Sur se fue cansando de apoyar financieramente a la isla Norte y recibir muy poco a cambio: existía un amargo sentimiento entre Auckland y Otago. Julius Vogel, un periodista que trabajaba en Dunedin, la capital de Otago, comenzó una fuerte campaña para hacer que la Isla Sur fuera completamente independiente. El tema fue puesto a votación en el Parlamento el 19 de septiembre de 1865. Como resultado, 17 miembros votaron por la separación y 31 por la unidad, por lo tanto Nueva Zelanda permaneció unida. Posteriormente, en 1873, Vogel fue Primer Ministro de Nueva Zelanda.

En un principio, Nueva Zelanda estaba administrada como una parte de la colonia australiana de Nueva Gales del Sur, hasta que se convirtió en una colonia separada en 1841. Se le concedió su autonomía en 1852, bajo la Constitución de Nueva Zelandia por el Parlamento del Reino Unido, con una Asamblea General, que consistía de un Consejo Legislativo y la elección de una Cámara de Representantes. En 1867, los maoríes ganaron el derecho de tener una cantidad reservada de escaños en el Parlamento. En 1907, Nueva Zelanda se declaró un dominio dentro del Imperio británico y en 1947, adoptó el Estatuto de Westminter, que la convirtió en un miembro de la Mancomunidad de Naciones.


Características:

COLONIA

Es un territorio en general alejado de las fronteras de un estado extranjero, dominado y explotado por éste administrativa, militar y económicamente. Suele ser un territorio dominado y administrado por una potencia extranjera que permanece incapaz de oponerse al invasor, en lo social, económico, político, y sobre todo, militarmente.(vg: Ifni, África Occidental Francesa o Nyasalandia)

 

Sobres al azar

Ver más

 
Suscríbase a nuestro boletín
Boletín de novedades: